martes, 26 de agosto de 2014

"De todo hay en la viña de Pokémon"... ¿o cómo era?

Quien me conoce sabe que aunque he disfrutado jugar Pokémon desde el 2006 (formalmente con la versión Diamond), me han costado varias neuronas entender todo lo relacionado al denominado "meta-juego", que es donde las habilidades estratégica, matemática y de paciencia del aspirante a Maestro Pokémon deben brillar para hacer un buen papel en las competencias entre amigos o en torneos oficiales.

Aún cuando, con el paso de los años, se ha facilitado mucho ese sistema de entrenamiento (que implican cosas como heredar habilidades, IV, naturaleza y movimientos de los padres en una nueva cría), la verdad me resulta bastante complicado, aunque con ayuda de amigos he podido mejorar mis equipos.

Pokémon se ha convertido en todo un fenómeno, desde que salieran las primeras versiones del videojuego en Japón allá por 1996 ya empezaba a causar cierto interés, por su modalidad, su sistema de juego, la capacidad de comunicación integrada en el Game Boy que le dio un impulso enorme a las ventas... bueno, era cuestión de tiempo para que nos llegada la denominada "fiebre amarilla" de Pokémon en el resto del mundo... y llegó para quedarse.

El fenómeno Pokémon trascendió del videojuego, llegando también en forma de serie animada, juguetes, cartas de juego... bueno, llegó incluso a ser portada de larevista Timeen 1999.

Evidentemente, como en todo fenómeno social/mediático/de entretenimiento, no han faltado detractores, algunos quizás con buenas intenciones y malas ideas (como la PETA), mientras que otros lo hicieron demostrando una falta de conocimiento y hasta de tolerancia a otras culturas. 'Ora sí que "de todo hay (y seguirá habiendo) en la viña del Señor".

El caso más sonado, al menos en México, al respecto del impacto cultural negativo que tuvo Pokémon en nuestro país, fue laconvocatoria a desechar y quemar todo aquel objeto relacionado con Pokémon, por ser considerado (según el párroco de una iglesia en Hidalgo, en aquel entonces) profano y de mala influencia para los niños. Realmente fue curioso que la noticia trascendiera al grado de que muchos padres de familia aprovecharan el hecho y prohibieran a sus hijos tener contacto con el popular concepto nipón.

Desgraciadamente no fue lo único que trascendió, ya que aunado al caso delcapítulo de la serie que provocó convulsiones a niños japoneses, se aprovechó para, literalmente, "satanizar" todo lo relacionado a la animación japonesa, y muestra de ello fue el programa de investigación periodística "Hablemos claro", donde de plano se fueron con todo en contra de algo que, al final del día y con un criterio bien formado, es una simple forma de entretenimiento. Tal derroche de objetividad impactó seriamente la difusión de seres japonesas de buena calidad a México, dando al traste con el esfuerzo de traductores, editores y gente del medio por muchos años.

Sin embargo, no todo estaba perdido en el contexto de la Iglesia Católica, ya que poco después de esos incidentes, leí en una revista de tecnología queel Papa Juan Pablo II había dado la "bendición papal" a Pokémon, al considerarlo un concepto lleno de imaginación, sin "efectos morales", y que está basada en "lazos de fuerte amistad". ¡Esto último, pese a todo, siempre ha sido el concepto de Pokémon! Aunque afortunadamente mi familia y yo estuvimos ajenos a toda esa publicidad negativa y podía seguir juntando mis tazos, jugando los videojuegos (al menos en emulador) y viendo series japonesas, leer una noticia como esta (que aunque no tuvo mucha difusión, dudo que haya sido mentira) me llenó de mucho gusto no solo como gamer, sino como católico, en aquel entonces.

¿Por qué menciono esto? Porque el sitio especializado Atomix ha dedicado desde la semana pasada diversos artículos relacionados a Pokémon, más allá de los videojuegos, abarcando otros aspectos culturales y sociales, entre ellos,el religioso.

Además de ahondar en algunos puntos que ya expuse aquí, lo que realmente me agradó mucho es que el autor del artículo no se quedó con lo que ya se había dicho, sino que además fue y le preguntó a un sacerdote cuál era la postura de la Iglesia Católica al respecto de Pokémon. Y, 'ora sí que por gracia de Dios, entrevistó a un sacerdote (a quien conozco personalmente y que le tengo un gran aprecio) que demostró apertura para un tema un tanto "polémico" como este.

En corto, y a como yo lo entiendo, realmente no hay un estudio profundo en materia de videojuegos dentro de la Iglesia, como para que sea valorado dentro de la misma y en base a su impacto positivo y negativo se tenga una postura oficial al respecto. El asunto, y aquí viene lo realmente interesante, es que,la opinión de un sacerdote va más en el sentido de sus percepciones, de su impacto cultural; así, hay quienes son un poco más apegados a su catequesis, a sus estudios, y hay otros quienes, sin dejar de lado lo importante y la base de nuestra fe como católicos, buscan un aspecto más humano. Y, ojo, esto se puede aplicar a cualquier otro tema, polémico o no, del que se trate con un sacerdote.

Fundamentalmente,la Iglesia Católica está invitada a dialogar con la modernidad, de a poco en poco se van dando ciertos cambios, cierta apertura a la iglesia; todavía hay un buen camino qué recorrer, pero "Roma no se hizo en un día".

En lo mientras, en lo particular, este artículo me da un enorme gusto y la esperanza de que, además de de los dogmas y las creencias, se puede se tolerante en el camino del conocimiento y de la información.

viernes, 12 de julio de 2013

El "mapachazo", o la aldea animal que me tiene cautivado

No tengo mucha experiencia en los videojuegos "sociales". Ya saben, aquellos donde creas un personaje virtual, generalmente a tu imagen y semejanza, e interactúas con otros similares, ya sea platicando, jugando minijuegos, etc. Simplemente no es lo mío, principalmente por cuestión de tiempo o porque... no sé, como que no me atraen.

Ejemplos de este tipo de juegos tenemos por todos lados y para todos los gustos y para todas las plataformas. Por supuesto, hubo un momento en que Nintendo quiso entrarle a este mercado con una propuesta de una perspectiva única. Originalmente en Japón para Nintendo 64 en el 2001 y más adelante relanzado para Nintendo GameCube en el resto del mundo en el 2002 nació Animal Crossing.

Como muchos juegos que hace Nintendo, Animal Crossing es un juego relativamente sencillo de jugar: día a día puedes recolectar frutas, insectos, peces y otros items para venderlos o intercambiarlos por dinero y otros bienes para pagar, amueblar y mejorar tu casa. A la par de eso, interactúas con tus vecinos animales. Evidentemente, el juego hace uso del reloj interno de la consola y hace que el tiempo en tu pueblo virtual transcurra tal cual como el tiempo real, afectando la ubicación de items y, sobre todo, de eventos, incluyendo fechas especiales donde podrás participar y convivir con los demás habitantes de tu pueblo, quizás competir en minijuegos, y es todo.

Sí... eso es a muy grandes rasgos todo lo que se hace en el juego, ¡en serio! ¿Y saben qué es lo mejor? Esa sencillez es la que ha hecho a esta serie tan popular que a partir de ahí salieron juegos para Nintendo DS, Nintendo Wii y recientemente Nintendo 3DS. En cada nueva edición se han integrado diversas formas de interacción no solo con tus vecinos del pueblo, sino con otros jugadores tanto locales como en línea a través de las funcionalidades inalámbricas de la correspondiente consola. También se han incorporado detalles como la personalización de tu personaje en el juego (apariencia, ropa) y tu casa (muebles, papel tapiz, piso), además de añadir nuevos personajes que incrementan las posibilidades de qué cosas hacer cada día en tu pueblo virtual.

Y aún así, amable lector... yo no me animaba a jugar algún juego de esta serie. Básicamente por tiempo. En un momento de mi vida en que debo procurar administrar mejor mis tiempos para mis actividades diarias, tener un juego que me "implicara" tener una "vida alterna con horario" además de mi vida real podría no ser buena idea. Aún así, y después de informarme bien de cómo está la mecánica del juego y cómo funciona, me animé a conseguir la versión reciente para Nintendo 3DS.

A poco menos de dos semanas de jugarlo, debo decir que estoy gratamente encantado con "el mapachazo", como le llamamos cariñosamente al juego un grupo de amigos en honor a uno de los personajes principales que ha salido a lo largo de la serie.

Como apunté arriba, el juego tiene una dinámica tan sencilla que realmente con un par de horas por día podrías "cumplir" con tus labores diarias como alcalde del pueblo (una de las novedades en esta versión) a la par de tus actividades como aldeano común y corriente como recoger fruta e insectos para vender y hacer dinero para tu casa y saludar a los vecinos.

Sin embargo, todavía hay algo que hace mucho más divertido el juego: la posibilidad de interactuar con otros amigos tuyos que también tienen el juego. Pueden visitar mutuamente sus pueblos, conocer a sus habitantes, comprar o compartirse cosas que les gusten o hagan falta... vamos, interactuar.

Las opciones que se han añadido al juego aprovechando las capacidades de la consola (como tomar imágenes del juego, o importar y exportar texturas mediante códigos QR y que se pueden usar en ropa, muebles o en el pueblo), le dan un valor creativo y de personalización enorme. Así, dos pueblos muy difícilmente se van a parecer uno del otro, así como muy en el fondo cada uno, en la vida real, somos diferentes, y eso no tiene absolutamente nada de malo.

Más allá del aspecto "virtual" que esto conlleva y que puede exponer una falta de sensibilidad al mundo real, yo más bien diría que puede ser encauzado de otra manera, dependiendo de cómo se tome: al final del día, el juego no tiene una meta en específico, no hay un final, pero sí hay un proceso que involucra la convivencia y el contacto con otros, el apoyo y la amistad. Por supuesto que el juego se puede jugar solo, pero no es lo mismo. Esto se puede traspolar a la vida. Se puede vivir sin ayuda, pero no es lo mismo que vivirlo apoyándonos unos con otros.

Así que, sin más... creo que mi tiempo de videojugador se quedará un buen rato en Osunia, como nombré a mi pueblo... al menos de aquí a octubre que salga Pokémon X.

viernes, 17 de mayo de 2013

Super Metroid evidenciando al gamer actual

De entre los intentos de Nintendo (no, no fue chiste idiomático) por levantar su consola reciente, el Wii U, hay que destacar brevemente que ha lanzado en la Consola Virtual algunos de sus juegos importantes a un costo realmente atractivo, 0.30 USD, que equivale a $4 en México.

Entre esos juegos se acaba de añadir hace un par de días Super Metroid, el cual saliera hace casi 20 años (caray, 20 años...), el cual es catalogado como uno de los mejores juegos de la saga de Samus Aran de todos los tiempos. Recomiendo encarecida y personalmente que si no lo han jugado y tienen un Wii (por 800 Wii Points) o Wii U lo adquieran... o ya de menos que lo jueguen en emulador. Realmente es una aventura fantástica que se disfruta de principio a fin, donde la acción por momentos es muy intensa sin mencionar la posibilidad de ir descubriendo nuevas áreas tras obtener diversas mejoras y armas.

Sin embargo, el tema central de este post no es el juego en sí mismo... sino lo que yo considero que ha estado poniendo de manifiesto a través de su comunidad en Miiverse: el gamer actual tiene muchas dificultades en pasar los juegos de antaño.

Ok, ok, hay otras formas más prácticas de decirlo... pero no políticamente correctas. El término es lo de menos.

Basta revisar este artículo o este donde se comenta los diversos posteos que hacen en Miiverse sobre este juego, para darse cuenta que es curioso cómo los gamers de ahora (que por lo general no pasan de los 20 años en promedio) pueden manejar con mucha destreza los juegos actuales, avanzar sin tanto problema, hacer jugadas o combos increíbles, disparar con una puntería que ya quisiera Mario Almada, ganar las carreras más complicadas... pero que con un juego "simple y viejo" como Super Metroid llegan al extremo de no saber qué hacer en alguna parte.

Evidentemente no estoy poniendo en tela de juicio su inteligencia. Tampoco quiero decir que lo deban saber todo. Se vale que alguna vez estás tan ofuscado en una parte de un juego que no ves la solución más evidente del mundo. Te sientes tonto cuando la encuentras, lo sé perfectamente, dado que aún me pasa. Ese no es el punto.

Si una o dos personas se atoran en la misma parte del juego, pues es algo habitual... pero ya que muchas preguntas ronden sobre lo mismo... está de pensarse, ¿no?

Creo que sería interesante intentar desmenuzar el asunto más allá del juego. Si lo pensamos fríamente, la mayoría de juegos actuales están atiborrados de tutoriales, ayudas, items de sobra, puntos de guardado en cada paso que das, etc.

Pongamos un ejemplo práctico: el primer Castlevania de NES y Castlevania Mirror of Fate para Nintendo 3DS. Mis respetos para quien termine el primero, la verdad es que tiene su grado de dificultad; te matan y tienes que empezar si no del principio de la fase, sí de la mitad si bien te va. En cambio, el de 3DS, te matan, y empiezas exactamente en el mismo cuarto donde moriste, porque cada que te cambias de cuarto el juego se graba. Tan es así que este último juego lo terminé en 12 horas con el 100% de cosas. Se me hizo "absurdamente" fácil.

Los juegos de antes prácticamente "te aventaban al ruedo" tras presionar START. Tenías que saber qué hacía cada botón en el momento, mientras aprendías qué era enemigo y qué no: frases de frustración como "¿qué, a qué horas me pegaron?" eran habituales mientras entendías cómo funcionaba el juego. Por supuesto, muchos tendíamos a leer los manuales del juego, pero aún así la curva de aprendizaje era un tanto alta. Te mataban, y "vas pa' tras"; perdías todas tus vidas, y ni modo, a empezar de nuevo. Aprendías sobre la marcha, pero realmente "trabajabas la neurona gamer" descubriendo cosas; vamos, aprendías a aprender. ¿Internet? ¿Revistas especializadas? ¿Códigos? N'ombre, eso no existía.

Y eso lo traspolabas a otros aspectos de tu vida. A equivocarte, a caerte, a levantarte, y a aprender.

¿Qué pasa ahora? ¿En qué momento acabamos con ese aprendizaje?

No es nada más Super Metroid; dénle cualquier Mega Man de NES (puntos extra si es cualquiera de los tres primeros), un Ghost 'n Goblins, un Metroid, un Kid Icarus a un gamer actual que domina al 100% Gears of War o HALO... y tengan por seguro que van a "parir chayotes" (van a sufrir, pues).

Lo grave en este asunto es que también esta actitud, esta falta de destreza, también podrían estarla aplicando en sus vidas cotidianas. Yo digo.

jueves, 11 de abril de 2013

"Club Nintendo" y yo, fin de una era

Así, casual, y de la nada, la semana pasada opté por ya no comprar la edición de Club Nintendo de este mes.

Sería mentira decir que me afectó (entre las muchas cosas que he traído en la cabeza últimamente), aunque estos días pasaba por algún puesto de periódicos y me acuerdo inconscientemente que no la he comprado... pero recuerdo que decidí ya no comprarla.

Club Nintendo nació en diciembre de 1991 como parte de una infraestructura "post-venta" de videojuegos en México, industria que apenas estaba iniciando en nuestro país. Poco a poco se fue abriendo paso como una publicación especializada sobre videojuegos Nintendo y, más que eso, como un medio de comunicación oficial de la misma compañía. A lo largo de los años fue creciendo no solo en número de páginas, sino en calidad de contenido, en información, noticias frescas (en aquel entonces y por muchos años no había la velocidad de información que se tiene ahora, y menos en materia de videojuegos que no pasaban de ser "un juguete más"), trucos, preguntas al editor, y más.

Como si no fuera suficiente, hubo un acercamiento bárbaro con los lectores; por un lado, en el lenguaje usado en sus artículos, el cual era franco, ameno y muchas veces con dosis de humor y a veces de reflexión; secciones como "El control de los profesionales" que llegaban a tocar temas como trabajo en equipo, ganar humildemente y hasta la importancia de la ortografía, son cosas que hacían la revista no solo un mecanismo comercial, sino un medio para aprender, conocer y crecer como jugadores y como personas.

Por otro lado, también fue haciendo mucho ruido de México en la industria, consiguiendo cosas como un servicio especializado de soporte en juegos y consolas, promociones y regalos para los lectores mexicanos, eventos y hasta cosas exclusivas para nuestro país (como el control dorado de Nintendo 64 firmado por Shigeru Miyamoto, creador de Mario). Por supuesto, también como portavoz de Nintendo en México (y con el tiempo en varios países de América latina), naturalmente había una tendencia a promocionar los productos y servicios de la compañía, así como algunas campañas anti-piratería. Revistas similares fueron y vinieron, otras siguen en pie, pero al final del día, Club Nintendo seguía fuerte y con su brillo propio.

Entonces, amable lector (y por si tenía el pendiente), se estará preguntando: "¿y por qué dejaste de comprar la revista?". Realmente hay muchas razones de fondo en mi decisión, entre ellas la inversión económica, pero no puedo decir que fueron tan significativas como una en particular: porque ya no me sentía impulsado a leerla una y otra vez hasta el cansancio.

Por supuesto, no soy el mismo que un día de enero de 1992 obtuvo su primera revista de Club Nintendo después que una vecina me la comprara (sobra decir que mi madre no estuvo de acuerdo en que la comprara habitualmente, así que tenía que ingeniármelas para poder comprarla con mis recursos). Tras 20 años, aunque habitualmente sigo jugando videojuegos, mi perspectiva de la vida ha cambiado considerablemente; en corto, ya no me impresiono tan fácilmente con cualquier cosa y he tendido a ser más objetivo; más allá de que si eso es totalmente normal en la vida a esta altura o no, lo cierto es que lo he aterrizado a mi pasión y único vicio en la vida.

La industria de los videojuegos ha cambiado dramáticamente, al grado de convertirse en algo así como un imperio comercial enorme con el que interactuamos día a día. Tanto eso es bueno, como es malo, con respecto a lo que era en los 90's. Hay más competencia, hay más acercamientos de la empresa con los clientes, lo cual es muy bueno, pero al mismo tiempo, ya no se siente ese arte, esa magia, ese toque que hacía a cada juego único y especial y, principalmente, divertido.

Por supuesto, esto es meramente mi percepción, la cual pareciera a veces no ser la única, pero sí tristemente parte de una minoría. La industria de los videojuegos ahora se ve mayormente como un negocio, y, claro, se trata de que los involucrados se vean beneficiados en utilidades y demás... pero, ¿a qué costo? ¿En qué momento nos atiborramos de juegos sin innovación, sin creatividad, sin una muestra de toque artístico que te hace sentir que realmente disfrutas el juego? Caray, ¡juegos sin terminar y atiborrados de DLC's! Vamos... ¿en qué punto empezamos como jugadores a permitir todo esto?

A lo largo de los años, la visión de la revista que nos atañe fue cambiando y evolucionando, cual debe ser. Gente salió, gente entró, pero todavía esa chispa que caracterizaba a cada nueva edición seguía... hasta que un día sentí que se iba perdiendo. ¿Qué pasó? ¿Cuándo? Realmente no puedo decirlo con exactitud. Sin embargo, puedo decir que al final del día, también Club Nintendo cayó en lo que la industria marcaba como inevitable: algo eminentemente comercial, sin esfuerzo, sin ganas de hacer las cosas por pasión.

Nunca me he atrevido a culparlos por poner información vieja; su filosofía desde su nacimiento fue "mejor llegar bien que llegar primero", y la verdad he preferido contar con un medio "oficial" en lugar de hacer caso de rumores que van y vienen, aún si esas noticias llegaban un poco tarde, pero sabían que decían la verdad. Empero, una cosa es tardarse en confirmar rumores, y otra es tardarse en confirmar información evidente, y más ahora con la era de la información en segundos, en donde si bien los rumores se difunden enormemente, ya tienes más medios y formas para si no corroborar información, sí al menos para hacerte de un criterio propio y discernir qué puede ser verdad y qué no.

Por otro lado, la forma en que han estado redactando sus artículos es muy plana y extremadamente positivista, tratando de ocultar los hechos negativos que un juego nuevo o consola tienen. Desde hace unos años en Club Nintendo empezaron a meter "calificaciones" a los juegos; un número frío que puede definir qué tan bueno o tan malo es un elemento en un juego. Curiosamente, antes el equipo editorial de la revista se negaba a hacerlo y en su lugar habían comentarios positivos y negativos; si un juego era bueno, aún siendo "de casa" (producido por Nintendo), le encontraban las áreas de oportunidad que tenía. En algún punto, aún sin querer poner calificaciones, decidieron poner comentarios de algunos de los editores, algo que me parece maravilloso, porque tienes más de una perspectiva y eso ayuda mucho a formar un criterio.

Algo terrible que he notado en recientes ediciones es que desperdician páginas enteras con información sobre crónicas y/o tips de juegos viejos; el problema no es hablar de juegos viejos, sino que, ¿de verdad no hay más cosas de qué hablar en la revista? Es tan fácil hoy en día encontrar en Internet tips y trucos de prácticamente cualquier juego, realmente no necesitas asignar tantas páginas a hacer retrospectivas de ese calibre.

Por supuesto, todavía hay un contacto con la comunidad, con los videojugadores, no solo a través de la revista, sino de las redes sociales, pero al mismo tiempo se siente muy frío y lejano, a mi parecer. Muchos de sus recursos están subutilizados, como por ejemplo el sitio web (http://revistaclubnintendo.com/index.html), el cual aunque tiene un buen diseño, no se actualiza frecuentemente. Una interacción, un foro de expresión de los principales editores sería genial, como "portavoz" de Nintendo están obligados a hacerlo, creo.

Me llama mucho la atención cuestiones como el que últimamente invierten tiempo en responder a los lectores preguntas... pues no necesariamente tontas, sino sí cosas muy evidentes, muy lógicas, o que uno puede investigar hoy en día por su cuenta; por supuesto, los lectores que hacen estas preguntas también tienen responsabilidad en esto y sin afán de juzgar sus habilidades mentales (no soy nadie para hacerlo), ¿qué no pueden investigar tantito, formarse un criterio y en base al mismo preguntar o de plano evitar preguntar?

Hay otras cuestiones adicionales que supongo van más allá del equipo editorial, entre ellas el exceso de publicidad; es increíble que en más de una edición el mismo anuncio ocupe más de una página. También está la publicidad no relacionada a videojuegos, como la que incluye el grupo editorial al que pertenece la revista, con servicios de imágenes, chat, juegos y demás vía celular, pero me pareció de muy mal gusto que en una edición reciente terminara encontrando publicidad de un supuesto tratamiento contra el cáncer (con todo y que la COFEPRIS ha estado vigilando muy de cerca este tipo de anuncios).

También, y a sabiendas de que es una cuestión que en lo personal me molesta mucho, el hecho de anunciar promociones que al calce dicen "solo aplica para lectores del DF y Área Metropolitana", como si los de provincia no compráramos su revista desde hace años. Lo peor del caso es que hacen promociones tipo "los primeros X correos que lleguen" y resulta ser que cuando llegó la revista a tu ciudad la promoción ya pasó hace mucho; últimamente se ha retrasado mucho en llegar la edición nueva cada mes, aunque por experiencia propia sé que puede haber una larga cadena de situaciones ajenas al equipo editorial.

En corto, veo el cómo es la revista ahora, y la verdad se ha vuelto intrascendente, un producto más "del montón"; no deja de ser un medio oficial, pero desafortunadamente ya no son el único medio de donde se puede obtener información oficial, y se están quedando muy atrás entre la amplia oferta actual. Cosas como esta me hacen replantearme si de plano no seré yo el problema (la edad, el estrés del trabajo, problemas personales, etc.), pero cuando volteas a tu alrededor, entre tus amigos, y te das cuenta que tienen su mismo sentir hacia la revista que atesoramos por años... te das cuenta que quizás no estás tan mal.

Aún conservo mis revistas tras varios años; algunas se han perdido, otras las he conseguido gracias a bazares o amigos, algunas andan cediendo al paso del tiempo y del uso constante, pero ahí siguen, en un rincón especial

jueves, 7 de marzo de 2013

Golden Sun: Dark Dawn, o un "garbanzo de a libra" entre los RPG's

Normalmente cuando acudo a una plaza comercial, independientemente del motivo por el que voy (pagar alguna tarjeta o servicio, surtir la despensa, mero paseo), inevitablemente me detengo en las correspondientes secciones de videojuegos, no importando si son stands pequeños de supermercados o tiendas especializadas.

Entiendo perfectamente que puede resultar un poco desesperante para quien o quienes me acompañan, pero de alguna forma lo desquito cuando acompaño a mi madre y/o hermanas a las secciones de ropa y zapatos para damas... nada más que yo no me tardo dos horas en cada sección, pero esa es otra historia.

Llegando a la sección en cuestión, reviso con cierto detenimiento qué juegos tienen y a qué precio. En base a la experiencia, he medio aprendido qué tiendas exageran con los precios y cuáles otras no saben absolutamente nada del negocio; si bien es cierto que pongo esos conocimientos en práctica, muy de vez en cuando llego a encontrar algún juego o accesorio que me interese y está a un precio bastante razonable... a veces como consecuencia de estar en remate (o "saldos") por la tienda en cuestión. Aún así, la mayoría de ocasiones no termino comprando nada.

Siendo así, hace como un mes en Liverpool de Galerías Querétaro, "escarbando" en una pequeña caja que tiene juegos previamente abiertos, me topé con Golden Sun: Dark Dawn para Nintendo DS. Desde hace años había escuchado de esa serie de juegos que iniciara en GameBoy Advance y que, sin hacer tampoco tanto ruido, había tenido buena aceptación entre los fanáticos del género RPG. Por alguna de esas cosas raras en la vida, no había tenido oportunidad de jugar ningún juego de la serie, así que al ver el precio rebajado no lo pensé mucho y lo adquirí; comentario aparte, resultó que del precio en la etiqueta todavía aplicaba un descuento adicional, por lo que el juego en cuestión me salió en la módica suma de $100 MXN, una verdadera ganga para lo que creí que sería un muy buen juego.

La serie de Golden Sun, desarrollada por Camelot Games y lanzada al mercado por Nintendo, nos lleva a un mundo donde la alquimia y la gente con poderes sobrenaturales son eje importante del juego; sin tratar de ser el argumento más complicado de la historia de la literatura, nos lleva por el clásico "salvar el mundo", aunque no por eso deja de tener ciertos rasgos argumentales, salvándolo de ser uno más "del montón".



Con la serie compuesta hasta el momento de tres juegos, Dark Dawn se convierte en el juego más reciente cronológicamente hablando, donde conoceremos a Matt y a otros chicos que están relacionados con los eventos de los anteriores juegos mientras averiguan qué cosas raras están pasando en el mundo. Elementos clave de los juegos anteriores siguen presentes en esta entrega, como los Djinn (seres especiales que se pueden enlazar a los personajes para obtener mejoras en sus estatus y habilidades, además de ser necesarios para realizar invocaciones) y el uso de la Psienergía no solo en batalla para atacar a los enemigos, sino también para poder resolver acertijos en las cuevas, calabozos o ciudades, ya sea moviendo columnas de piedra, congelando o evaporando charcos de agua, entre muchas otras posibilidades para seguir avanzando.

Como buen RPG, tenemos los elementos clásicos como equipamiento e items, recibir experiencia y subir de nivel después de las batallas, ciudades y poblados con tiendas de items y armamento y muchos personajes con los que conviene hablar de vez en cuando para obtener información y hasta pistas que lleven a mejoras en el equipo. En batalla podemos atacar, usar Psienergía, realizar invocaciones de Djinn  y obtener un poco de apoyo, o "preparalos y juntarlos" para realizar invocaciones majestuosas de seres que acudirán en nuestra ayuda.

Gráficamente esta serie no destaca de sobremanera, pero cabe reconocer el ingenioso uso de los recursos con que cuenta la consola en cuestión para dar efectos en 3D a las batallas e invocaciones. Para el caso del DS no es la excepción aunque ya hay una implementación  más "real" de elementos en 3D, y el uso de las dos pantallas sobresale mucho durante las invocaciones y animaciones especiales. La música es bastante buena, sin distraer la atención, cumple con el objetivo de ambientar cada escena del juego.

Hablando de las dos pantallas, realmente no puedo decir que sea indispensable usar la pantalla táctil, que es donde se desarrollará toda la acción dentro y fuera de las batallas, pero se puede usar tanto para desplazar al personaje en el mapa como para seleccionar menúes y comandos en cualquier momento. En la pantalla superior podremos cambiar con un comando el despliegue del mapa (ya sea global o del lugar donde nos encontremos) o del estatus de los personajes y Djinn que tengamos preparados. También se pueden asignar hasta dos Psienergías a los botones L y R para usarlas inmediatamente en el mapa sin necesidad de entrar en el menú. Todas estas acciones se pueden realizar perfectamente con el control y botones, si así lo preferimos.

Por supuesto, el juego tiene detalles que no me resultaron tan agradables. El primero es el tener que estar entrando casi a cada rato al menú para seleccionar una Psienergía que usarás en una ocasión porque las de mayor uso en ese momento ya las tienes asignadas en los botones L y R; tal vez hubiera sido mejor hacer una combinación de L y R con otros botones o con el control, para tener más magias a la mano. Por otra parte, sentí que se manejan demasiados términos propios del juego, como nombres de personas o ciudades, y como que me perdí de repente y no sabía dónde estaba tal lugar o persona a donde debía ir; afortunadamente, en los diálogos del juego se puede consultar inmediatamente dichos términos a través de un registro accesible tanto desde el menú como desde los mismos diálogos; el mismo registro también describe a los Djinn que se van encontrando, además de ciudades, personas, conceptos y objetos especiales; finalmente el atlas indica los lugares que hemos conocido y hasta sus mapas si cuentan con uno.

Creo que en general, más allá del precio al que lo compré, la entrega más reciente de la serie Golden Sun es una compra obligada para todos aquellos que disfrutamos de los RPG; sin hacer tanto ruido ni echar mano del bombo y platillo para llamar la atención en la industria, llegué a la conclusión de que este juego es una de esas "joyitas" con un valor propio para la consola que vale la pena conocer. Aún con elementos de sobra conocidos en el género, lo sentí como una bocanada de aire fresco que realmente disfruté jugar.

viernes, 21 de diciembre de 2012

WiiU, adelantado a su tiempo... ¿tecnológico, o comercial?

Cerca del fin del año, retomo este blog escribiendo sobre un asunto levemente escabroso.

Semanas atrás fue lazada la nueva consola de Nintendo, el Nintendo WiiU, dando inicio a la próxima generación de consolas en la que seguramente Sony y Microsoft, sus competidores directos, ingresaran con sus productos a mediano plazo.

Una de las características que se destacó desde que se anunció formalmente esta consola es el hecho de que presenta un nuevo control, el GamePad, que es básicamente la unión de un control de juegos y una pantalla táctil, más como una tablet, de hecho. También se habló de tener una infraestructura mejor armada para el juego en línea. Esto, aunado con la compatibilidad con juegos, controles y accesorios de su antecesor, el Wii.

La experiencia previa nos dice que siempre es mejor esperar un poco y evitar comprar una consola en el momento en que sale; ya saben, para evitar problemas futuros de hardware o software. Sin embargo, esa no era la razón por la que no me animaba del todo a considerar comprar esta consola, sino por el precio tan alto al que la consola se vende en México y seguramente en otras partes.

Empezaré diciendo que la consola se vende en dos ediciones, la básica y la completa (o Premium). Se diferencian en el hecho de que la última tiene una base de recarga para el GamePad, una promoción de recompensa por compras en la tienda en línea, y el juego Nintendo Land.

En EEUU, la edición básica cuesta 300 USD mientras que la completa está en $350. Realmente la diferencia no es mucha... a menos que vivas en México. Mientras la edición básica anda entre $5,500 y $6,000, la completa anda rondando entre $7,000 y $7,500.

Por supuesto que estoy consciente de que jamás en la vida los precios de EEUU serán iguales a los de México y menos hablando en términos tecnológicos; claro, hay que pagar impuestos, aranceles, importación, aduana, etc., para que un distribuidor traiga el producto y, obvio, tanto éste como el vendedor le tienen qué sacar ganancia, sino qué chiste, ¿verdad? Vamos, así funciona el mercado y no hay mayor problema con eso... pero sin saber mucho de esas cuestiones recaudatorias, la verdad la diferencia de precio se me hacía demasiada en esta ocasión.

Como no me quise quedar con la duda, investigué un poquito, y me topé con este blog donde hacen un cálculo bastante interesante y probablemente acertado de lo que debería costar realmente la consola en nuestro país. En corto, realmente la consola está "inflada" cerca de $1,000 a $1,500 en ambas ediciones, según este cálculo. Digo, todo son estimaciones, pero al final del día... pues sí está de pensarse, ¿verdad? Si bien es cierto que en un momento dado mis posibilidades económicas me permiten pagar el costo en tiendas del producto, la verdad es que tampoco es para tanto, por razones funcionales y personales.

Por otro lado, más allá de lo anterior, tenía la impresión de que en esta ocasión Nintendo se había precipitado en sacar una consola con tal de ganar mercado durante la temporada navideña. En primera, ni Sony ni Microsoft han dicho nada en concreto sobre sus nuevos productos (que haya malvia... perdón, rumores, es otra cosa); y Nintendo nunca había sido de sacar primero sus productos antes que nadie, prefería aplicar la de "no llegar primero, sino llegar bien".

Por otro lado, hay que reconocer que la tendencia actual de la industria se está orientado al juego en línea, ya sea para tener juego cooperativo o competitivo en vivo con otras personas alrededor del mundo, o simplemente para interactuar en foros, pláticas, conferencias o compartir logros e impresiones con el resto de la comunidad afín. Y este ha sido un punto muy débil en Nintendo. Claro, se han corregido errores como en todo (los infames códigos de amigo por cada juego), pero realmente no se puede decir que Nintendo tenga armada una infraestructura eficiente para el juego en línea; basta ver casos en el Wii como Super Smash Bros. Brawl o Castlevania Judgement para que, a través de un lag excesivamente notorio, o como en Mario Kart Wii, donde se ha hablado de una supuesta emulación de los otros corredores más que un auténtico juego en línea, para darse cuenta de que a Nintendo no le interesa del todo el juego en línea como para aplicarse efectivamente en él.

Claro, más de uno me ha dicho que si es por la conexión a Internet (como buen país tercermundista, en México no se invierte eficientemente en infraestructura de comunicaciones), por la implementación de los desarrolladores, etc. Y lo entiendo, dentro de mis pocos conocimientos en el tema. Pero aún así, Nintendo no nació ayer en esto del juego en línea. Ha tenido como oportunidades para aprender y mejorar el Nintendo DS, el Wii, el Nintendo 3DS, y yo veo que las cosas siguen igual en este aspecto. Claro, ha aprendido, se ha mejorado, pero, ¿podemos pensar en esperar algo diferente para el WiiU?

Reconociendo que mi opinión personal está basada un poquito en "la burra no era arisca, la hicieron a palos", no niego que tiendo a ver el punto negro dentro de la hoja blanca. Pero en esta ocasión creo que tengo motivos de sobra para destacar este punto.

Entonces, regresando al tema principal... ¿cuál era la prisa de Nintendo por sacar el WiiU antes del Black Friday de EEUU? Haciendo una breve retrospectiva, Nintendo nunca se había presionado de esa manera. Si su consola se anunciaba para una fecha y se retrasaba semanas o meses (como el caso del Nintendo 64), obvio que uno casi casi quería matarlos, pero al final del día decías "bueno, se va a retrasar, pero porque lo van a mejorar", y efectivamente así era.

Además, tenemos el antecedente de que cuando salió el Nintendo 3DS realmente no hubo una serie de juegos buenos que lo apoyara. ¿Nintendogs+Cats? ¿Pilotwings Resort? Todavía Super Street Fighter IV 3D o The Legend of Zelda: Ocarina of Time, pero, ¿dónde estaba "el juego" que hiciera a las masas abarrotar las tiendas por la consola? Bueno, ya ni con Super Mario 3D Land siento que haya habido un "despegue" formal de la consola. Claro, como siempre ha sido, lo mejor estaba por venir, pero se tardaron bastantito. Juegos como Kid Icarus Uprising o Mario Kart 7 hacen que la consola valga la pena, pero ¿después de cuánto tiempo? Mejor Nintendo terminó rebajando el precio de su consola, que si bien compensó a los primeros compradores con su programa Embajador (regalando para descarga juegos de consolas anteriores), se quedó a medias al no ponerlo en venta al resto del público.

Con todo esto, ¿qué nos podía ofrecer el WiiU? ¿Por qué comprarlo ahorita? ¿Por qué pagar en México el precio al que te lo venden las tiendas?

Ya resignado a esperar para que hubiera si no buenos juegos, sí un precio más creíble, me enteré del sitio Gamers+LevelUp donde tienen un descuento especial. Tras analizarlo, informarme, asegurarme en todos los aspectos... y esperar a que llegara el aguinaldo, terminé haciendo la transferencia. Días después, y tras algunos inconvenientes más personales que de la compra en sí, llegó a mi casa mi WiiU.

En cuanto pude llegar a mi casa, pues obvio que con la emoción y todo, había que instalarlo... y pasar por un riguroso proceso de análisis, documentación, actualización y migración de datos. Y no, no estoy hablando de mis actividades en el trabajo...

Como todo buen producto tecnológico que maneja un firmware, el Nintendo WiiU permite descargar actualizaciones al sistema para corregir pequeños fallos encontrados después de ser lanzado el producto, o para agregar nuevas funcionalidades o mejorar la interfaz. Esto, para que quede claro, no es nuevo; cualquier laptop, teléfono o tablet tiene que pasar por este proceso incluso después de haberlo sacado de la caja; en cualquier momento tienen actualizaciones, algunas opcionales o postergables, y otras obligatorias o inmediatas.

Hasta ahí todo está bien, pero... ¿50 minutos para que se actualizara el WiiU? ¿Es en serio? ¿De cuánto era la actualización? Se especulaba previamente que era de 1 GB. Ok, ciertamente esta no es una actualización obligatoria, es para echar mano de las capacidades en línea de la consola, pero no te afecta al jugar y aparentemente se puede postergar y realizarla mientras juegas localmente. Pero... ¿tanto tiempo y/o tanto peso de la actualización? Eso, en mi opinión, me hablaba desde mucho antes de que la consola salió sin un firmware bien terminado y actualizado; y, reafirmando, pasa en todos lados... pero no requieren una actualización tan significativa y un tanto obtrusiva, creo yo.

La consola permite crear una cuenta en su servicio en línea, Nintendo Network, que básicamente provee acceso a tu perfil en línea, a compartir información y opiniones; más adelante detalle ese punto.

¿El siguiente paso? Migrar los datos de mi Wii. Ahí teníamos un problema, y, aclaro, que yo mismo ocasioné: mi Wii estaba hackeado desde hace dos años después de que el láser dejara de funcionar definitivamente. Entonces, había que hacer una pausa en la instalación inicial, echarse un clavado en Internet, y buscar las implicaciones que tenía el migrar los datos en estas circunstancias. Finalmente, encontré un video y seguí los pasos:
  1. Respaldar la SD de mi Wii (este paso lo hice por mi cuenta)
  2. Respaldar la NAND desde el mismo Wii mediante BootMii
  3. Entrar a la tienda en línea del Wii y darte cuenta de que necesitas una actualización para acceder
  4. Arriesgarte y actualizar la consola (con la consecuencia desde perder el hackeo hasta dejar inservible la consola)
  5. Bajar e instalar de la tienda la aplicación de Transferencia Wii a WiiU
  6. Correr la aplicación
  7. Revisar que, como sugiere la aplicación, no tengas datos de guardado o canales en la SD de la consola, ya que solo se transfiere lo que está en la memoria del Wii (en mi caso no fue así)
  8. Preparar una nueva SD vacía y ponerla, a la par de asegurarse que la consola sigue conectada a Internet
  9. Esperar a que se transfieran los datos, en función de la cantidad de los mismos
  10. En el WiiU, descargar e instalar la aplicación de transferencia de datos desde la tienda del Wii (sí, dentro del WiiU, más información abajo)
  11. Insertar la SD con los datos y asegurarse que el WiiU sigue con acceso a Internet
  12. Esperar a que se transfieran los datos, en función de la cantidad de los mismos
(y no, no he revisado en qué estado quedó el Wii, eso será otra historia)

Digo, entiendo que me pasé de detallista, pero al menos los pasos del 5 al 12 son obligatorios para cualquier usuario que quiera pasar sus datos de guardado, sus canales descargados y su saldo en WiiPoints; y sí, todo desde la misma TV, con las dos consolas prendidas y sus respectivos WiiMote. Siento que es un poco tedioso, pero no me sorprende tratándose de Nintendo, como que eso de las interfaces amigables con el usuario tampoco es lo suyo.

Para los interesados, se transfirieron correctamente mis datos de guardado, incluyendo aquellos de juegos que tengo en el disco duro del Wii y que son de regiones foráneas a América... que estos casos particulares puedan ser usados e interpretados por el WiiU es otra historia, pero al menos mis datos de la versión europea que jugué de Legend of Zelda: Skyward Sword en mi Wii existen en el WiiU, pero no los reconoció mi disco americano de juego (claro que este caso en particular no me resulta tan catastrófico, lo puedo volver a jugar desde cero ya que es un juego que disfruté mucho). También se transfirió el historial de mis compras y mis puntos, aunque tendré que bajar nuevamente los juegos y DLC's que haya comprado desde la tienda, al igual que los Mii's que hayas creado y/o guardado en tu consola.

Aquí conviene destacar un punto terriblemente nefasto del WiiU: la consola maneja todo en canales, obvio, pero me resultó un poco raro ver un canal del Wii. Se supone que la retrocompatibilidad de la consola con los juegos del Wii está asegurada. Cuando ingresé a dicho canal, me apareció un aviso de que tuviera listo mi WiiMote y se "apagaría" el GamePad. Y a continuación... ¿¡qué dem...!? ¿La pantalla de información de seguridad del Wii? Presiono el botón A en mi WiiMote...

¿La pantalla del Wii, con todo y canales?

Oh, sí, señores... en lugar de acceder a tus juegos del Wii directamente desde la pantalla principal del WiiU, ¡sorpresa! Tienes que entrar al canal Wii, esperar, presionar A para pasar la pantalla de información de seguridad, y apuntar e iniciar al canal de tu juego. Es aquí donde accedes también a los datos de tus juegos guardados (los hayas o no exportado desde un Wii "real") y donde seguramente se mostrarán los canales que descargues desde la tienda que, sí, adivinaron, también está como canal.

¿O sea, cómo? ¿La anunciada retrocompatibilidad es en realidad una emulación descafeinada del Wii? Híjole, Nintendo, te ganaste "otra espantosa X", como diría Chabelo. Tache, tache, tache, muy mal.

A continuación, y recuperándome del fuerte impacto por tener otro elemento para dar a entender que se apresuró la salida de la consola, probé las diversas aplicaciones:
  • YouTube, bien, se puede enlazar con tu cuenta del sitio y acceder a tu historial; los videos se ven muy bien mientras que en el GamePad ves la descripción... pero, ¿cómo? ¿no hay forma de adelantarlo? ¿No se puede pasar el video al GamePad?
  • Netflix, muy bien, se puede ingresar con tu cuenta, y en este sí se puede pasar lo que estás viendo al GamePad
  • Amazon Instant Video... pues sí se puede ingresar, te lista los videos y todo, pero te los vende; mejor pasé ese canal a otra página, no creo volverlo a usar
  • Hulu Plus... ni idea, no está disponible en México
  • WiiU Chat, suena interesante, pero todavía no tenía contactos de Nintendo Network registrados como para probarlo
  • Nintendo TVii, pues con todo y que suena interesante, tampoco está disponible en México
  • MiiVerse, pues es básicamente un foro donde los temas están separados por juegos y canales de la consola. Puedes escribir texto o hacer un dibujo desde el GamePad y publicarlo en un post del foro, opinar, dar "Likes" (llamados "Ajá")... pero nada más; de algo sevirá en el futuro
Aquí va otro punto en contra del WiiU que es bastante serio: el tiempo de espera entre la transición del menú principal a cualquier aplicación o funcionalidad y viceversa es extremadamente largo; en promedio, casi 10 segundos. Se ha dicho que en una futura actualización de la consola se puede mejorar este aspecto, pero hasta el día de hoy Nintendo no lo ha asegurado... o sea que... ¿tampoco les importa?

Después de todo lo anterior, lo cual me debió llevar en tiempo efectivo cerca de 4 horas, apenas me quedó tiempo en la noche para poner el juego Sonic & All-Stars Racing Transformed, que compré junto con la consola al no haber para mí una mejor opción disponible en la tienda de Gamers+LevelUp. El día siguiente probé Nintendo Land y justo anoche compré Just Dance 4, pero apenas hoy lo probaremos en serio.

En conclusión... ¿qué onda, entonces?

Sería tonto decir que me arrepiento de haber comprado la consola, nada más lejano de la realidad. Como gamer que ha preferido generalmente a Nintendo es una buena consola, así, a secas. Como gamer con años de experiencia y que "ya no se cuece al primer hervor" (o sea, más o menos objetivo), mucho temo decir que aunque puede ir mejorando en el futuro (TIENE QUÉ), sí es un hecho que el "llegar primero" le terminó perjudicando a Nintendo más de lo que pretendía ganar. Realmente no tenía prisa por hacerlo, realmente era mejor que esperara uno o dos años más para sacarlo sin importar si sus competidores ya estaban por sacar  algo nuevo o no.

¿Qué está pasando con Nintendo? ¿Está dejando de importarle los juegos, la diversión, los jugadores? Digo, obvio que no son hermanitas de la caridad, también comen y tienen gastos, pero tal parece que están pasando del lado obscuro donde solo importan las ganancias... ¿o ya tienen ahí desde hace tiempo y yo no me había dado cuenta? Como sea, ya salió el WiiU, pero era mejor esperar y sacar algo más planeado, mejor implementado, no algo a medias como desafortunadamente ya lo ha hecho antes Nintendo.

viernes, 23 de marzo de 2012

Respe(c)to a Benedicto XVI

Durante el día de hoy se ha creado mucho revuelo en México a partir de la visita de Benedicto XVI, el máximo jerarca de la Iglesia Católica.

El revuelo ha venido por dos posturas principales: por un lado aquellas que se llenan de alegría por la visita de Su Santidad, y otras, por el contrario, en un afán no solo de criticar la visita, sino a aquellos que por X o Y razón van por verdadero gusto a recibirlo.

Oh, sí, el siempre polémico tema de la religión, aderezado con aspectos obscuros dentro de la Iglesia Católica que, tarde o temprano, salen a la luz, aunque los responsables hacen como que no vieron nada, y complementado con un fervor religioso, casi ciego, por una fe.

No me voy a meter mucho en aspectos teológicos, ya que, en primera, van más allá de mi conocimiento y comprensión, y en segunda, porque aunque los mencione y explique con palitos y bolitas, los detractores nomás no lo van a entender y seguirán rebatiéndolos, a veces sin fundamento, pero bueno, tampoco importa.

Quiero enfocarme ahora en las manifestaciones negativas que se han manifestado por la visita de Benedicto XVI. ¿Qué pasa? ¿Cuál es el beneficio de rechazar su visita, cuando ni les va ni les viene?

Hey, es en serio; hablo muy en serio. ¿Qué carambas les importa a algunos que venga, si ni profesan la fé de la que él es máximo jerarca?

¿Que encubre a pederastas? Sí, quizá. ¿Qué se pudre en dinero pudiéndolo dar a los necesitados? Sí, por supuesto. ¿Que tiende a condenar aspectos sociales como el aborto y los homosexuales? Claro.

¿Entonces por qué pedir respeto a Benedicto XVI? ¿Por qué mejor no levantamos armas y lo juzgamos? Tentador, ¿verdad?

Bueno, ¿quién es el primero que se anima a hacer algo efectivo? ¿Tienen los pantalones para denunciar y decir "esta boca es mía", más allá de una pantalla o de un micrófono?

... ¿qu'iubo? ¿No, nadie? ¿Entonces para qué alegan? ¿En qué les afecta, de manera práctica, en sus vidas? ¿Que para qué tanta faramalla, tanta diplomacia, tanto dinero gastado del erario público... tanta hipocresía?

Ah, perdón, es que para algunos creo que les hace mucho ruido todo lo que "representa" Benedicto XVI. En cierta forma tienen razón... pero creo que exageran, para mal.

Benedicto XVI es el máximo jerarca de la Iglesia Católica... dicho de manera práctica, el máximo representante de Dios en este mundo. Uhhh... qué papelito, ¿verdad?

Afortunadamente para muchos de nosotros, El Papa sí es alguien importante, sí es alguien que merece respeto por su investidura... pero él no es la Iglesia, ni sus feligreses, ni su fé, así como así. Es un REPRESENTANTE, no es el todo, no es Dios, ¿captan? En todo caso, como aspecto político es tan importante como el máximo jerarca de cualquier otra creencia. Punto.

Como católico recibo con respeto su visita... pero no muero por ir, ni siquiera he visto nada en las noticias. Benedicto XVI tiene nula carisma, no veo en él el mensaje de amor de Jesucristo de buenas a primeras... pero no pasa nada. Las enseñanzas de Jesucristo van más allá de él. Está en las cosas que hacemos día a día por los demás. El Papa hace su trabajo, su labor, bien que mal, pero al final lo bueno que aprendamos de él es lo que cuenta. Nada más.

Ah, pero que quieren condenar a Benedicto aún, ¿eh? Tranquilos, hombre. Dios se encargará de eso en su momento, al igual que de todos los que creemos en Él. Estar alegando no le va a afectar al Papa, ni los va a escuchar. Mejor dedíquense a seguir con su vida propia, ayudemos a los que están cerca de nosotros, y poco a poco podremos hacer un cambio efectivo en nuestro mundo.

PD: Admito que esta vez me he dejado llevar por ciertos sentimientos, más que por el análisis. Pero esto, amigos, es lo que siento y en lo que creo. Soy católico, creo en Dios quien, pese a ser como soy, sé que me ama; por eso estoy en el grupo de oración. No me siento excluido por la Iglesia, porque en el momento en que podemos contar con apoyo de padres y frailes que nos respetan como Hijos de Dios, sabes que aún hay esperanza, y aunque hay voces poderosas que se empeñan en segregarnos, la realidad es que solo con un corazón abierto podemos estar con Dios. No hay de otra.

PD 2: Y si no les gustó mi opinión y creen que estoy mal... pues tranquilos. Sigo viviendo mi vida, pésele a quien le pese. ¿Estoy mal? Quizá, pero me agrada seguir creyendo y teniendo esperanza, tal vez eso me ha mantenido tan arriba como me es posible. Y, en todo caso, pues, ¿qué hacen aquí?

viernes, 2 de diciembre de 2011

La diosa del sol, arte e historia digital

Hace algunos años, leía en una revista sobre un juego para PlayStation 2 en el que se alababa el apartado gráfico y resaltaba el uso de un pincel "en pantalla" para realizar ciertas técnicas o acciones necesarias para avanzar el juego. En su momento no le puse mucha atención porque a duras penas había jugado juegos de PlayStation, aunque sí me llamó la atención el hecho de que el juego pareciera como hecho en acuarela.

Tiempo después, habiendo saliendo el Nintendo Wii, se anunció el lanzamiento de dicho juego, aprovechando el innovador tipo de control. Habiéndome informado con mayor detalle del juego y sus características, fue que no pasó mucho antes de que me decidiera a comprar el juego Okami, producido por Capcom y desarrollado por Clover Studios.

¿De qué se trata? Okami está muy apegado al folclor japonés, narrando las aventuras de Amaterasu, la diosa del sol, quien reencarnando en una loba y usando diversos instrumentos divinos debe buscar a toda costa restaurar la tranquilidad de las tierras de Nihon al pelear contra Orochi, la serpiente de 7 cabezas quien busca sembrar el caos y la destrucción; a lo largo de la historia te encuentras con un buen número de personajes que tienen una participación importante en la historia, siendo de los primeros Issun, un enviado celestial quien con una actitud no muy "divina" busca cumplir con su objetivo acompañando a Amaterasu montado en su hocico.

La historia suena en sí bastante simple, pero afortunadamente Okami tiene ciertos giros argumentales que hacen que el juego se desarrolle de una manera muy interesante, y, lo más importante, de una manera en que lo vives. Hay momentos alegres, hay tragedias, y momentos tristes, todos clave para sazonar esta historia única; como si no fuera suficiente, también hay ocurrencias de los personajes que los vuelven un poco más reales.

Amaterasu, además de echar mano de su espejo, espada o rosario para atacar, puede hacer uso del Pincel Celestial, un instrumento que le da acceso a diferentes acciones tan simples como el usar fuego, hielo, trueno, viento o agua, realizar cortes a piedras, troncos y enemigos, o incluso restaurar ciertos objetos y hacer florecer las plantas.

Como ya se comentó, el juego es prácticamente una traslación de la versión inicial para PlayStation 2, añadiendo el uso del WiiMote para poder realizar las técnicas del pincel. Es de destacarse el aspecto gráfico. En lo personal nunca había visto un ambientación tan sencilla, pero tan magnífica simulando que todo el juego se ve a través de una acuarela. Ver animaciones como las que ocurren al restaurar zonas malditas me dejó con el ojo cuadrado.

¿Y la música? Es de lo mejor que he escuchado en mucho tiempo. Partiendo de instrumentos musicales de origen japonés, concuerda y ambienta completamente el juego. Melodías como "Shinsuu Field", "Ryoshima Plains", "Tribe of Heavenly Gods'" y "The Sun Rises" me parecieron verdaderas obras musicales.

Honestamente, me tardé un buen tiempo en jugarlo y terminarlo; de principio, salvo la parte gráfica, como que algo faltaba para que me atrayera lo suficiente y me la pasara jugándolo diario. Después de una pausa para jugar otros juegos, lo retomé, y, ¡qué maravilla! Siendo sinceros, en modo de juego no es precisamente innovador (cayendo en la categoría de juegos como Zelda o Metroid), pero el uso del pincel le dio un giro interesante y no muy visto en otros juegos. De a poco en poco, de emoción tras emoción con los giros argumentales, las partes chuscas, y los momentos tristes, de peleas y más peleas con demonios de todos tipos y demás, llegué a la parte final donde he de reconocer que por estar escuchando la música del final se puede decir que no recuerdo cómo lo vencí... así de conmovido estaba.

El final sí siento que fue un poco "incompleto", que me quedó a deber, sobre todo tratándose de un juego del que habiendo pasado años no se vislumbraba tener una secuela... o eso parecía.

Capcom anunció en el 2010 que lanzaría una secuela de Okami, pero no para una consola casera, sino para una portátil, siendo el Nintendo DS el elegido para contar la nueva historia. El protagonista no sería esta vez Amaterasu, sino un pequeño cachorro de lobo con una aparente conexión a la diosa del sol. El cachorro fue nombrado Chibiterasu, naciendo así Okamiden y siendo lanzado este año.

Me tomé un buen tiempo para decidir a comprármelo, porque sabía que era un juego que merecía toda mi atención. Y, caray, quedé gratamente encantado con el juego. Por supuesto, uno tiende a compararlo con su antecesor y aunque, en mi opinión, no llenó totalmente los zapatos que dejó Okami, por sí solo es un excelente juego.

Gráficamente cumple con su función, tratando de plasmar la "majestuosidad" de la "acuarela en movimiento", por supuesto que con menor resolución, pero no es algo que al menos a mí en lo personal me importe demasiado. La parte sonora me quedó un poquito a deber, la verdad, pero tampoco es algo que no merezca ser reconocido, manteniendo la misma línea y haciendo arreglos a algunas melodías del juego anterior.

El modo de juego en sí no cambió mucho, aunque se adiciona la cooperación con personajes dentro del juego para atacar y hasta interactuar con el entorno. Por supuesto, el Nintendo DS no pudo ser mejor consola para implementar la funcionalidad del Pincel Celestial; noté un poco lenta la interfaz al cambiar la pantalla para hacer trazos, pero es cuestión de habituarse, finalmente.

Argumentalmente sí es un digno sucesor de Okami, manteniendo los giros y situaciones chuscas; igualmente eché lágrima en uno o dos momentos conmovedores. Cuando vas adentrándote a la parte final del juego, una o dos sorpresas te esperan, y no digamos la pelea final... una mezcla de emociones, sin menospreciar la conclusión de la historia.

Es grato saber que aún cuando la industria de los videojuegos tiende hacia aspectos muy plásticos y efímeros en todos los aspectos, hay gente creativa con ganas de hacer algo probablemente no diferente ni necesariamente innovador, pero sí algo que den ganas no solo de jugarlo, sino de vivirlo, de sentirlo, de verlo y de oírlo, de llorar y reír, de conocer otras culturas, de quedarte con una o dos cosas para reflexionar y quizá aplicar en la vida diaria. Gracias, Okami y Okamiden.

lunes, 3 de octubre de 2011

Arte de matar (Seguimiento)

Finalmente en Barcelona, España, entró en vigor una legislación que prohíbe las corridas de toros (o la "fiesta brava"... terminología "bonita" al final); la última corrida ya ocurrió por aquellos lares.

Estoy seguro que muchas organizaciones a favor de los derechos de los animales estarán contentas por este triunfo, y de alguna forma no es para menos. Ya había comentado hace algún tiempo mi opinión de la tauromaquia y realmente no ha cambiado para nada: es un evento bárbaro, casi primitivo equiparable al Coliseo Romano, con la diferencia de que acá es "artístico" el marear y ver cómo sufre y se desangra un animal.

¿Es casi sociópata el disfrutar algo así cada semana, como si fuera un máximo evento social y hasta familiar?
¿Es enfermo calificarlo de arte y de cultura, y hasta de herencia y tradición?

...yo diría que sí.

Pero, hey, calma, no me voy a volver intelectual de izquierda, ni político, ni mucho menos activista; no tengo ni la preparación, ni el tiempo, ni el cinismo, ni el interés de ninguna de esas cosas (gracias a Dios). Simplemente es lo primero que pienso cuando se habla de este tipo de eventos.

Además, el asunto de tocar este tema viene a colación porque en México, extrañamente, algunos actores políticos ya empezaron a aprovechar la polémica generada (si tienen o no calidad moral para hacerlo ya no viene a discusión)... y por otro lado, no faltan aficionados y empresarios que defenderán, literalmente, "a capa y espada" esta "sana" actividad.

Sería tentador no pensar mucho y decirles a estas personas que los derechos de los animales son más importantes que una cultura, una tradición, una afición, y hasta un negocio. Pero... ¿y si le pensamos un poco más hacia todo lo que implican las corridas de toros?

Ahora que estuve de vacaciones, tuve la oportunidad de ver la película "Bee Movie"... y aunque la traspolación va a ser un poco bárbara, creo que hay cosas que pueden aplicar de la trama de la película al tema que nos concierne. Para ser breves... ok, supongamos que se acabaran las corridas de toros... ¿y qué va a pasar con las familias que se sustentan de la crianza de toros de lidia o del mantenimiento de ruedos u organización de las corridas de toros?

Momento, amigos anti-capitalistas, tampoco me estoy pasando al lado obscuro del dinero inescrupuloso, no se me alboroten tan rápido.

Creo que es válido trabajar y ganar dinero por actividades que involucren animales... pero no por aquellas que incluyen agresiones violentas que hagan sufrir al animal. Y no, no estoy poniéndome en el plan de que todos nos hagamos vegetarianos (¿qué? ¿apoco me van a decir que las plantas y vegetales no tienen vida ni sentimientos y no sufren cuando uno las corta al cosecharlos?). El chiste de todo esto es el para qué y el cómo. Es así de simple, y así lo planteé en la otra entrada del blog: no es lo mismo matar (de manera "controlada" y "sin sufrimiento") para comer, a matar nada más porque es divertido, porque es un arte el dar una estocada o el salir triunfante con dos orejas y un rabo (me pregunto qué harán los toreros con esas cosas al salir, ¿las guardan?).

¿Entonces? ¿Debemos de prohibir las corridas de toros o no? Yo pensaría, sin ser conocedor de esta "fiesta" ni perteneciente a alguna corriente ideológica, política ni activista... que no, no es como para ponerse en el extremo de prohibirlas porque sí. Si realmente tienen un valor cultural, una tradición... o un "algo así bien quién sabe cómo" que haga valer la pena ir a una plaza... entonces, ¿por qué no omitir de las corridas toda la parte de mutilaciones y lesiones a los toros? ¿No sería viable? Digo, así todos quedamos contentos... ¿no?

martes, 6 de septiembre de 2011

"¿Qué el Gobierno haga algo?"... ¿cómo esto?

Hoy en el trabajo me enviaron un correo de esos re-re-re-enviados, pero creo que por el contenido, vale la pena compartirlo. Lo comparto íntegramente y sin comentarios esta vez. Y no, el saco no es unitalla.

-----------------

Tengo un primo que estuvo en el tutelar por asalto a mano armada, después de salir de dicho lugar, estuvo vendiendo "vino adulterado". Su madre y hermanos estaban felices, por que vendía veneno mezclado con un veneno todavía peor. Decían que era bueno, y que ganaba buen "dinero fácil" con ello. ¿Qué podía hacer el gobierno para corregir la educación que en casa dió mi tía a su hijo?
 
Tengo un primo que ya padeció sífilis, gonorrea y se infestó de pedículus humanus pubis (piojos genitales), aunque está casado y tiene ya dos niñas "adora a las prostitutas". Por suerte en la actualidad está sano (o eso espero), y dice que "ya es especialista en enfermedades de transmisión sexual" (aunque no terminó la escuela preparatoria). Justo hoy fué a gastar otros $550.oo pesos en una ramera, y se mantiene un poco preocupado de no saber si ya contrajo VIH. Su padre (mi tío), a corta edad lo llevó con una prostituta, "para que se hiciera hombrecito" y supiera "qué es estar con una vieja".
¿Qué podía hacer el gobierno para corregir la educación que  en casa dió mi tío a su hijo? ¿Por qué mi tío no acudió a donde se les explique sobre educación sexual y no a las "agencias de masajes"?
 
Tuve un tío, el "Tío Vicho" (Victor) que murió hace dos años por alcoholismo, de joven era bravo y broncudo, le llamaban "El Burgues". El me platicaba como se encerraba con mujeres, pues él "era el chido", el que cargaba "la cocais", el guapo y fornido (y claro que de joven lo fué, y de sobra). Se internó en centros de recuperación para drogadictos y alcohólicos cantidad de veces. En una ocasión, estando él "en reposo", en casa de mi madre, en la madrugada empezó a gritar: - Las arañas, ¡Maten a las arañas! ¡¡¡Las arañas!!! - cuando corrimos a su recámara mi madre y yo, lo vimos saltar de un lado a otro de la cama, despierto, asustado, con esos ojos gigantes de drogadicto asustado, por fin lo pudimos controlar. ¡En esa limpia recámara no había ningún ataque de arañas gigantes!
¿Qué podía hacer el gobierno para corregir la ruta que mi tío fué fortaleciendo entre familia y amigos, hasta lograr su muerte? Mi abuela siempre dijo: Son hombres, deben ser cabrones y viejeros. ¿Esto lo podía corregir el gobierno? ¡Si ni en casa interesó! Cuando Victor murió, mi abuela y yo contamos 34 botellas de alcohol del 96 de 300ml (el que se usa para curar heridas) encontradas debajo de su cama.
 
En México, mi país, cada que tenemos un terremoto o inundación la gente se pelea por la ayuda que llega de fuera y del propio gobierno. Mientras algunos tratan de salvar su vida, otros entran a casas de hermanos y vecinos para ver que se roban, de preferencia en la noche, "cuando es más fácil", sino es que los propios policias, militares y rescatistas encueran las casas. En Japón, hace unas semanas tuvieron una contingencia nuclear, la gente, damnificados, aun con hambre, esperaban formados agua y alimento, ayudaban a quien podían ayudar, "nadie robó nada", y se publicó a Japón como un pueblo organizado y moral por todo el mundo. Un ejemplo a seguir, un país que "aun con hambre y oliendo muerte" se sabe formar y esperar un turno, donde los ancianos son sabiduría y no un estorbo. ¿Qué podría hacer el gobierno mexicano para corregir a un pueblo desorganizado, indiferente, amoral, semireligioso y conformista, novelero y bebedor?
 
Hace unos días, estando dos niños menores de quince años "jugando" en casa, uno embebió al otro con un solvente y le prendió fuego. ¿Necesitamos un policia en la sala - comedor de cada casa?Mientras, en otra colonia, una mujer permitía que su propio amante violara hasta la saciedad a su hija menor de edad, siendo esta testigo ocular y presencial, "para que no buscara el hombre algo en la calle y no le fuera infiel" ella mejor ofrecía a su propia hija. ¿Que el gobierno haga algo? A una mujer no le importa su propia hija, ¿Cómo cambia esto el gobierno?
 
¿Que hará el gobierno para tirarnos los televisores a la basura y meternos la cabeza en los buenos libros?
 
¿Qué hará el gobierno para mantener a los treinta vagos, alcohólicos y dogadictos que se juntan en la esquina de mi negocio y de mi casa? Si sus "mamis" los quieren tanto.
 
¿Cuál gobierno? ¿El de hace 100 años o el de hoy...? O peor, el gobierno de mañana... donde estarán tus hermanos y nietos... ¿Que el gobierno haga algo?
 
No estoy de acuerdo en quejarme de el gobierno, pues uno u otro partido está "lleno de mexicanos", como yo, mexicano. Esos que tuvimos una revolución que nos enorgullese, donde soldados por un lado y revolucionarios por el otro violaban ancianas, mujeres y niñas, delante de sus hermanos, maridos e hijos, que después de presenciar el evento serían asesinados, sino torturados antes de esto. Y además, quemaban los cultivos, robaban las gallinas, guajolotes y puercos... los puercos. Mexicanos contra mexicanos, como hoy.
 
Los cantores españoles y latinoamericanos "saben" que vendiendo en México ya se abrieron mercado, por que aquí, cualquier extranjero vale más que un mexicano. "El argentino" (dueño de una gran maquiladora de Guadalajara), siendo patrón y buen amigo de mi primo "El Chivigón", en una ronda de cervezas le confesó: - Alberto, aquí en México españoles y argentinos vivimos felices, llegamos a pedir permisos y hacer trámites y los mexicanos nos tratan mejor que a sus propios compatriotas, nos brincamos filas y ahorramos tiempo gracias a ustedes, las mujeres, por alguna razón, aunque seamos horribles, siempre nos sobran. -
 
¡Viva México Cabrones! ¿Viva México? ¿Qué parte de México? ¿Los idiomas indígenas que nos avergüenzan o los tenis Nike que utilizamos? ¡Viva México! ¡Grítalo aquí!, en nuestras fiestas patrias, por que cuando te paras en China o España agachas la cabeza, pa' que no te vean que eres mexicano.
 
El presidente de mi país dice que acabará con el narco... NO, no es así. Cuando los medios de comunicación le piden resultado el no debe de prometer que terminará con los transportadores y productores de la cocaína, debe de pedir que revisen a "sus hijos" las narices pa' ver que se están metiendo... ¿quién creen que se está aspirando tantas toneladas de polvo blanco? ¿Los extraterrestres?
 
¿Qué hará el gobierno para que dos de mis vecinos dejen de querer modificar, pintar y rayar mi propiedad?, ¿Qué hará el gobierno para que mi vecina deje de arrojar los escrementos de sus perros en mi azotea?, ¿Qué hará el gobierno para que mi vecino deje de fumar marihuana junto a mi tanque de gas desde las 8:00am, cuando sus padres se van?
 
Que si la policía es corrupta... tengo familiares y amigos policias, y sí, (no todos, pues estamos también llenos de héroes anónimos) pues no entran a ese oficio ni por lo seguro del oficio ni por el sueldo. Los médicos, que recién fueron testeados en exámen, no tuvieron aprobación científica ni en 5%... ¿Qué va a hacer el gobierno? ¿Ponerles orejas de burro a todos los que traen batas blancas por que sus pacientes no importan y se mantienen en hospitales solo por las prestaciones, esperando jubilarse tempranamente?
 
En Huentitán, donde vivo, hace dos años un joven murió a balazos...y no, no fue víctima de la delincuencia, fue víctima de su estupidez. Los de "Los departamentos" contra "Los de el panteón" se apedreaban hacía meses o años, un día, uno sacó cuete pa´ darles a los otros, y las pedradas se han convertido en balaceras. Los encuentros se dan entre las 9:00pm y las 3:00am, ¡Que el gobierno haga algo! Si a sus propias madres no les importa que se maten unos a otros, y como son menores, "no pueden ir a prisión" todavía. Eso sí, a los que han sido recogidos por patrullas, acude la familia rápidamente a buscar hacia donde se los llevaron para liberar a sus angelitos. Se tatúan a "La Virgencita" en un brazo y "Una pistola" en el otro.
 
¿Que el gobierno haga algo? Sí, tienen parte importante, pero organizados no necesitamos ni a un gobierno. El gobierno no es y no puede ser más que "administrador".
 
¿Que el gobierno haga algo? ¿Qué va a hacer el gobierno para que tu familia y la mía no insulte ancianos, respete a los niños, evitemos las drogas, enseñemos "valores" en casa? ¿Qué hará el gobierno para que no gastemos "más" de lo que podemos pagar? ¿Cómo el gobierno nos va a "desiflar" estos senos jugosos de grasa por comer 10 veces más calorías de las que requerimos? ¿Cómo el gobierno nos pondrá a caminar 2 kilómetros diarios o a trotar 10 minutos por día?
 
¡Que el gobierno haga algo! Por que las calles están llenas de perros y gatos abandonados, por que NO ENTENDEMOS que son seres vivos que respiran, aman y sienten. Por que tu familia y la mía tira a las mascotas cuando crecen y se hace obvio que "no son de raza". Por que todos esos perros y gatos sin raza que están en las calles son como yo, pues soy una mezcla de Mayas, Aztecas, Españoles y Árabes, y ¿quién sabrá de que más? Yo, como los perros amarillos. ¡Que el gobierno haga algo! Para que mis jóvenes vecinos (casi niños) ya no electrocuten gatos ni los "hagan explotar", a veces desechos con vidrio o raticidas que "compra sus madres" en cualquier ferretería.
 
¡Que el gobierno haga algo! Por que en el Sanatorio que está entre Circunvalación y Artistas hay una mujer abandonada que dio a luz un niño hace tres días, no hay quien pague la cuenta ni quien la acompañe en su bendición.
 
¡Que el gobierno haga algo! Por que mis tíos que viven en Los Estados Unidos de Norteamérica cruzan las calles por las esquinas, no tiran basura, no manejan bajo los efectos del alcohol..., por que allá te dan "un ticket" o multa, hay cámaras en las calles y te pueden arrestar o quitar la licencia sino es que te arrestan. ¡Que el gobierno ponga más cámaras! Como las de el periférico de la zona metropolitana de Guadalajara, que multaron a más de 2,300 tapatíos en una semana, por que NO SABEMOS LO QUE SIGNIFICA 80km por hora max. Por que aquí lo "chido" es ir rebasar a exceso de velocidad y matar perros, niños y ancianos, aquí es "chido" burlarnos de los pendejos que obedecen las reglas y al prójimo. Porque Cristo y Gandhi nos enfadan, los chidos son Hitler y Napoleón, ¡Arriba los narcocorridos y la música de banda! ajua. ¡Que el gobierno nos presente a Vivaldi, Mozart y a Silvio Rodríguez!
 
Por que aquí "el que no es transa no avanza", por que en la "normalidad" somos gandallas. Por que lo "normal" es quedarte el billete que otro tiró en el piso, el "anormal" regresa el billete a su dueño. Por que el "normal" no hace caso al profesor y se burla en su cara, el "anormal" hace tareas, estudia y se prepara. Por que el "normal" grita, mienta madres y es agresivo, el "anormal" es callado, respetuoso y tranquilo. ¡Que el gobierno haga algo! Por que es "normal" que no entendamos entre lo moral y lo indecente.
 
¿Que el gobierno haga algo? Producimos los libros para el sur de américa, ¡pero en México no se leen!
 
¡Que el gobierno haga algo! Por que en mi familia son famosas las telenovelas (no las novelas escritas), el refresco negro, la señora Chapoy y el fútbol, por que a mis tías y primos les enfada escuchar hablar de Sócrates, Platón, Aristóteles, Copérnico, Galileo, Kepler, Newton y Einstein... ¿quién diablos es John Nash? Por que los libros como la Biblia son adornos de casa, "no para leerse". Por que solo los idiotas pagan diezmos e impuestos. ¡Arriba las Chivas!, ¡Arriba el América!, ¡Arriba el Atlas!, ¡Vamos Chicharito! Por que en los clavados, tae kwon do y otros deportes, a los mexicanoscampeones se les reconoce en todo el mundo, así como a nuestros ancianos y paraolimpistas medallistas, pero "me aburre" saberlo, pues a mi compadre no le gusta tomar cagüamas (ballenas ó chelotas) con esos temas.
 
¡Que el gobierno haga algo! Por que Martita es madre soltera y tiene tres niños de tres diferentes padres. Y ¡ya está embarazada otra vez!, y ¿sabes qué?, son "gemelitos" esta vez. ¡Que el gobierno haga algo! Por que aunque Martita "no sabe" ni quién es el padre, ella pide la "ayuda" del gobierno, por que también tiene a su madre en silla de ruedas y "no hay quien le tienda la mano".
 
Cuando el DIF fué a la primaria de mi sobrino Beto, ofreció la institución dar una comida "de calidad" por solo $5.oo pesos, un desayuno balanceado con agua de frutas o leche, proteínas, vegetales y carbohidratos de calidad. Las madres de los niños "se molestaron": - A mi hijo no le gusta la leche. - Mi hijo no come frijoles. - Mi hijo no come verduras - (mi primo, el padre de Beto y yo, no lo podíamos creer), así, hasta el día de hoy, los niños siguen comiendo frituras, hot dogs y dulces en el recreo. ¿Que el gobierno haga algo? Por que POR MAYORÍA DE VOTOS se desprecio la ayuda de la institución.
 
Me asusta cada persona que dice: ¡Que el gobierno haga algo! Y cada que lo pedimos, ni siquiera decimos "que debería de hacer" y "cómo se puede sustentar".
 
De cada 10 amigos que egresaron la facultad conmigo, 8 dicen que en la escuela "no les enseñaron nada", ¿entonces por que no se salieron?
 
Soy José Alfredo de la Cruz Murillo, Médico Veterinario dedicado a las Pequeñas Especies y Diseñador de Espacios, vivo en Guadalajara, trabajo en mi municipio y en Zapopan, hago práctica médica privada, organizo charlas "gratuitas" en parque, iglesias y escuelas sobre biología y mascotas, SOY MEXICANO, pero mi familia y mi pueblo no anda nada bien, tengo miedo por mis 2 hijas y el futuro que les espera. Puedo presumirte a mis familiares y amigos médicos, abogados, contadores, arquitectos y morales... pero hoy no es el tema.
 
Por el gobierno de este sexenio no podremos hacer nada, pero el que viene en 24 años será un ejemplo mundial, por que allí estará un hijo tuyo, y tú, lo educarás de forma ejemplar: con valores, formación científica, calidad humana, decencia y lo más importante, responsabilidad.
 
Te saluda un hermano mexicano.
 
P.D. Si tu dices: - ¡Que el gobierno haga algo! -, respeto tu postura, pero no me la comentes.
 
Si compartes mi punto de vista, eres un mexicano responsable y te interesa que 112 millones de habitantes logremos lo que unos cuantos "NO PUEDEN LOGRAR", hoy no envíes un chiste y manda esto a "algunos mexicanos" que conozcas.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Intolerancia y trolls

Con el paso de los años se ha vuelto costumbre hablar de "tolerancia", usado de manera a veces burda para definir el respeto o la no agresión hacia ciertas personas o sectores de la población susceptibles a ser atacados verbal, física o hasta institucionalmente.

Cuando se dio el asunto del capítulo sobre otakus en el programa de TV "La rosa de Guadalupe" (del cual hablamos aquí anteriormente), no habían pasado ni 10 minutos de haber publicado el previo (dos días antes, creo) cuando los foros sobre otakus y cosplay, además de las redes sociales involucradas, se inundaron de comentarios denostando y atacando a Televisa y a la producción de dicho programa. Alguna vez había escuchado de que los otakus en general eran personas muy intolerantes, pero la verdad no lo había considerado hasta ese momento.

Lo peor del caso vino cuando habiendo finalizada la transmisión del capítulo, los comentarios siguieron y siguieron en el mismo sentido de ataque. ¿Por qué fue lo peor? Porque yo creo que el capítulo, lejos de hacer quedar mal a las comunidades otakus y cosplayes, los terminó revindicando en un marco de lección breve sobre respeto y tolerancia. ¿Entonces qué pasa? ¿No les gustó? ¿Mi percepción "positiva" del capítulo fue totalmente errónea? Por cierto... me pregunto cuántos de los que comentaron habrán visto de manera analítica el capítulo... no me extrañaría que en su afán de "boicotear" a Televisa se habrán negado a ver el capítulo.

¿Qué rayos es la tolerancia? Según la Real Academia de la Lengua, "tolerancia" es el "respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias". Naturalmente esta definición puede ser tomada de manera muy ambigüa para conveniencia del lector, pero, de buenas a primeras, en lo primero que pienso cuando leo "respeto" es simplemente en no atacar, no criticar, no juzgar solo porque algo es diferente a lo que yo conozco. Sin embargo, de la teoría a la práctica, se dista mucho de que realmente hagamos patente el ser tolerantes.

Con estos antecedentes, iré al punto central de esta entrada.

Me he dado cuenta de que cada vez nos volvemos si no menos tolerantes, sí menos respetuosos con cosas que en algunos casos ni nos van ni nos vienen. Lo malo es que dentro del no respetar muchas veces conlleva el "no sé y no quiero saber"; lo desconocido usualmente genera cierto temor, y el temor en muchas personas lleva a la agresividad. Lo malo viene cuando teniendo las herramientas para saber, no quieres saber, o simple y sencillamente no te das cuenta de que por el "ejercicio" de tu intolerancia estás afectando el derecho de otros.

Me declaro una persona intolerante al fracaso, y asimismo de un tiempo para acá han habido personas que por X o Y razón no les gustan mis comentarios al grado de cuestionar mi persona y mi capacidad de opinar; ni una cosa ni la otra me van a hacer llegar al extremo y emular a Aleks Syntek o Ninel Conde, quienes terminaron cerrando sus cuentas en Twitter a raíz de la oleada de malos comentarios y chistes por sus decisiones (la Canción de Bicentenario y sus declaraciones sobre cultura general, respectivamente).

Selena Gómez y Danna Paola ("Patito feo") fueron masivamente atacadas por las fans de Justin Bieber, la primera por su relación sentimental con él, y la segunda solamente porque se especuló que abriría el concierto del intérprete canadiense en sus presentaciones.

Hoy me vengo enterando que Ángel Verdugo, analista económico y comentarista de un programa de radio en la Ciudad de México, exhortó a los automovilistas de dicha ciudad a "acabar con la plaga" de ciclistas, lanzándoles el vehículo, "y aplastándolos". Esto obedece a su molestia porque en días recientes un par de ciclistas estuvieron a punto de "estamparse" contra su modesto vehículo (un Peugeot 206), por "soberbios" y no respetar el reglamento de tránsito. Por si fuera poco agregó que los ciclistas se sienten "europeos, se creen franceses", pero ignoran que son "mexicanos con todo lo que ello implica". Además de incitar a la violencia, ¿quiso poner a los mexicanos como inferiores a los europeos, o cómo?

Precisamente el sábado pasado tuve una discusión más o menos fuerte con alguien (derivada de un leve incidente en la carretera con un automovilista) en parte al hecho de que tiende a "calificar" a la gente según el estado de donde provienen sus placas de automóvil; si son del DF o del Estado de México "son unos naquetes" por su forma de conducir, o si son de Michoacán, "son narcos, seguramente".

En algunos casos no pasa de un chiste de quizá mal gusto, en otros es simplemente "dar el avión" y tomar las cosas de quien vengan, y en otros quizá es trabajar un poquito más en los prejuicios propios. Pero, ¿qué nos está pasando que nos hemos vuelto no solo menos respetuosos, sino que reaccionamos agresivamente a veces sin sentido?

Sobre este último punto, cabe mencionar el concepto de troll que se ha difundido mucho últimamente en redes sociales. Según Wikipedia:
"(...) Describe a una persona que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones, o bien provocar flamewars, enfadando a sus participantes y enfrentándolos entre sí".

O sea, ahora resulta que el no respetar ya tiene una definición "institucionalizada", ¡y además "aceptada" sino es que hasta pretendida por muchos!

¿No es como para ponerse a pensar a dónde estamos llevando toda esta situación? ¿Por qué está pasando? Ayer oía en las noticias que muchos mexicanos podríamos desarrollar neurosis y no lo sabemos... ¿será por esto? ¿El clima de violencia e inseguridad? ¿La frustración e impotencia por nuestras autoridades? ¿Porque perdió mi equipo de fútbol favorito? ¿Porque Paulina Rubio cantó con los Tigres del Norte (lección aprendida, lo admito)? ¿Porque me las doy de muy lector? ¿Porque soy de izquierda? ¿Porque no me sonrió la cajera del súper mercado? ¿Porque no tengo nada qué hacer?

Razones, válidas y no válidas, simples o complejas, existen. Pero no debe superar nuestra capacidad de análisis ni de aprendizaje. Lo diferente no es malo, el no respetarlo, sí.

miércoles, 3 de agosto de 2011

De rosas guadalupanas y prejuicios japoneses

Esta vez quiero empezar diciendo "honor a quien honor merece"... dedicado a la producción del programa de TV "La Rosa de Guadalupe" y que es transmitido por Televisa.

"¿Eh?", dirán algunos... pues sí, ese canal de TV abierta en México, que se las ha ingeniado por sacar producciones de paupérrima calidad, que se empeña en imponer al público de todo el país contenidos frívolos, vacíos, mal actuados, carentes de argumentos sólidos, esa cadena que todo mundo sabemos que es altamente corrupta y tiene sus entrañas en las más altas esferas políticas... sí, señores, eso me queda bien claro y no está abierto a discusión. Pero hay que saber reconocer cuando hacen algo pequeño pero bien dentro de todo lo malo, como decimos en México, cuando se avientan "un garbanzo de a libra".

¿Qué es "La Rosa de Guadalupe"? Un programa unitario que se transmite todos los días entre semana, que trata en un capítulo de una hora un caso alrededor de un tema en especial; en sí no es muy diferente de producciones similares tipo "Mujer, casos de la vida real" entre muchos otros de muchas cadenas televisivas; lo diferente aquí es que en algún momento se involucra a la Virgen de Guadalupe, una imagen religiosa muy importante para todos los católicos al menos en México. De manera a veces un poco exagerada llega un momento donde el personaje sobre quien gira la trama siente un "alivio espiritual" poco antes del final del capítulo, llevándonos a una reflexión, a veces atinada, a veces forzada, a veces nada más para terminar el capítulo y ya.

Se generó mucha polémica, de la cual me enteré anoche, porque se anunció un previo del capítulo del día de hoy donde se trataría el tema de los denominados Otakus. Los Otakus, según Wikipedia, "en el mundo occidental, (...) es empleado para calificar a aquel que es aficionado a la animación, computacion y cultura japonesa". Dicho de una manera menos técnica, refiere a chicos y chicas que gustan de manera dedicada ver animaciones japonesas, disfrazarse y participar en convenciones (los denominados cosplayer), amén de reunirse con otras personas afines para intercambiar sus opiniones o simplemente para divertirse.

Pues bien, yo, como muchos, me parecía de principio desatinada la idea porque ya es sabido que Televisa suele hacer producciones basura sobre cualquier tema, pero, más grave que eso, cubrir muy superficialmente los aspectos de dicho tema y/o dejarse y generar prejuicios de paso. La idea de ver a dos chavos otakus llegar disfrazados a la escuela y de plano "tomarse en serio su personaje" fuera de su grupo de amigos o eventos dedicados no me daba buena espina, sobre todo por el hecho del posible mal manejo del concepto otaku, ya que temía que lo demostrarían como algo "raro", "freak", y en una de esas hasta como algo "malo" que solamente el poder de la Virgen de Guadalupe podría "curar". De ahí que foros y páginas dedicados al Animé en todo el continente tenían con qué cuestionar... bueno, atacar a dicha cadena televisiva.

Realmente ha sido rara la vez que he visto ese programa, pero esta vez decidí dejarme llevar un poco por el morbo de ver qué tontería harían con el tema en dicha emisión... pero, eso sí, haciéndolo de manera analítica... después de todo, si iba a hablar de él, tenía que ser con la base principal: habiendo visto el capítulo, ¿o no?

Bueno... ¿y qué pasó entonces en este quizá sui géneris capítulo?

Iniciamos, como bien lo apuntaba el avance, con un par de chavos disfrazados de personajes que por supuesto que, con nombres diferentes, son referencias de dos de las principales series de animé en México: Dragon Ball y Sailor Moon, adicionado con otros conceptos en cuanto al manejo de las representaciones otakus y el "personaje" que representaban.

Se entiende perfectamente que a muchos les guste ser otakus, pero, de verdad, ¿alguien se animaría a ir a su escuela disfrazado de uno de sus personajes favoritos, en un día común y corriente? Desde ahí empezábamos mal. A lo largo de todo el capítulo la chava no paraba de decir "soy la diosa del Génesis..." y llegó a causar cansancio, aún en los momentos buenos del capítulo. Por supuesto, en la escuela, donde al menor indicio de ser diferente ya eres rechazado, esto les provocaba a los chavos agresiones primero verbales y luego físicas de sus "compañeros" de clase... y no es para menos. Perdón, pero una cosa es tener un gusto, y otra, como esta chica, es llevarlo al extremo de sentirse al 100% su personaje; y no digo que no haya gente así, pero la idea que va a tener la gente ignorante que ve el programa es "ah, está disfrazada, entonces, ¡está loca!". ¿Qué querían transmitir los escritores, un valor, o un anti-valor?

Para colmo de males, no mucho después sale la "explicación" del enajenamiento de la chica... su personaje de animé era alguien feliz, alguien fuerte, mientras la niña, la "real", era triste y abandonada por su padre... o sea... ¿necesitábamos tocar el punto de los otakus para llegar a lo mismo de toda la vida? La niña bien pudo haber sido darketa o emo o corredora de autos y no habría cambiado mucho el argumento final.

A medio capítulo, se tocó un punto interesante, sin embargo: las lolitas, esas casi niñas que se disfrazan de personajes muy provocativos para los chicos y no tan chicos; se llega a un intento de violación de la chica, "provocado" por su apariencia. Y, por favor, aunque no hay que llegar al extremo de pensar en violar a una lolita, negar que las lolitas son un éxito entre los otakus es como decir que no hay hombres que lo único que saben y ven de animación japonesa es el hentai (animación con muy alto contenido sexual).

Algo muy interesante ocurre con la mamá y la abuela de la niña, aunque por supuesto están conscientes de que el gusto de la chica lo lleva muy al extremo y por supuesto que su primer reacción es rechazarla, desde el principio la abuela tiene una actitud comprensiva, diciéndole a su hija muy tranquila y cariñosamente "¿te acuerdas que tú hacías lo mismo con Parchís? y no quería salir por perderte ni un programa de 'Candy, Candy'", ¡ándale, pues! No era una recriminación a la mamá, para nada, sino una forma de dar a entender que era un gusto, y que había que darle una oportunidad a la chica de entenderla.

En las siguientes escenas, tenemos a la mamá investigando un poco sobre "tribus urbanas de caricaturas japonesas", con el único objetivo de entender a su hija y poder hablarle en "su idioma", el de su personaje de "la diosa del Génesis...". Aunque la mamá falla en un principio al acercarse a su hija (también la hija no ayuda mucho poniéndose a la defensiva), la señora es muy bien apoyada por la abuela de la niña, pidiéndole que tuviera paciencia al irse acercando a su hija. Honestamente, esto me pareció bien manejado y con un par de lecciones simples: "no te rindas", y "haz el intento de comprender a los demás". Ya eso era de admirarse de parte de la producción, aunque quizá no hubiera sido su primer "destello" en todos sus capítulos.

No les voy a platicar más de la trama, es algo que tienen que ver, porque aunque los momentos tensos entre la chica y sus compañeros de la escuela son un tanto predecibles y exagerados, el desenlace es, ¡grandioso! (¡y sí, casi grité de emoción!), en la historia de la TV abierta en México; de verdad yo no recuerdo haber visto algo de ese nivel, y no lo digo por que la mamá empieza a tomar en serio su rol de madre (típica madre trabajadora que no ponía tanta atención a su hija, cosa ya muy vista), sino que logró conectarse con su hija (de una manera un tanto cursi, creo yo, ya lo juzgarán ustedes, pero es válida) con algo tan simple como "darketa, punketa, como sea, te quiero", y llegamos al grado de hablar abierta y dedicadamente sobre tolerancia y no discriminación en la sociedad... bueno, al menos en la escuela, que ya es un avance.

¿Lo mejor? Que en ningún momento a la chica le dijeron "tienes que dejar tus locuras", sino simple y sencillamente la mamá termina de entender lo que la chica resume como "tenía que aprender a hacer respetar mis ideas", y la mamá responde que "tenía que aprender a entenderte", pero que una cosa era ser otaku y otra cosa era ser ella misma, quien es, y que ambas cosas se pueden llevar juntas sin ningún conflicto de por medio.

Aún con algunos errores técnicos, como el "animé es una tribu urbana" y "animés (sic) japoneses" (todo un pleonasmo), el capítulo cierra muy bien con la máxima frase del personaje histórico mexicano Benito Juárez "entre las personas, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz".

¿Y la parte religiosa, que se supone que es parte fundamental del programa? Hasta eso la metieron solo donde debía ser necesario, de manera sutil y creíble, nada exagerado... bueno, salvo lo del "aire aliviador espiritual" que acompaña cada capítulo de la serie.

Señores, cuando hay que despotricar contra Televisa, pues a darle con todo... pero hoy, ahorita, yo, Gil Galindo Bucio, me quito el sombrero ante la producción de "La Rosa de Guadalupe" por un muy buen capítulo que, sí, empezó como siempre... pero terminó como debió ser. Mis respetos... esta vez.